En la Pastoral Litúrgica se vive y conmemora el Misterio Pascual de Cristo, en virtud de la acción del Espíritu Santo. La celebración litúrgica es actualización de la Nueva Alianza: hace referencia al pasado (Misterio Pascual), al presente en que la salvación se actualiza, y al futuro escatológico de plenitud. Ésta no se agota en la misma celebración con la participación conciente y activa de la comunidad, sino que se prolonga en la “evangelización” que realizan los miembros, viviendo aquello que han celebrado.

Por otra parte, es necesario que se dé la catequesis antes de la acción litúrgica, para celebrar aquello que se cree. Por cierto, la liturgia no agota la vida espiritual, a su lado está la oración y los ejercicios espirituales.

La liturgia es la cumbre a la que tiende toda la actividad apostólica, pero es también la fuente de donde brota la fuerza para la misión, es especial: la Eucaristía.

About these ads